Cuentos para mi madre: Los cinco cabritos

En las tardes de otoño mientras las hojas caían al suelo, el viento soplaba en la ventana y la lluvia golpeaba los cristales del comedor de la casa mi madre con una buena taza de chocolate bien calentito nos explicaba un cuento: “Los cinco cabritos”


Era una cabra que tenía cinco cabritos y se marchó a buscar comida al monte. Y dijo:

-Tened cuidado, no venga el lobo y os engañe.

Y llegó el lobo a la puerta: -Abrid, hijos míos, que soy vuestra madre.

Y dicen: -No. Tú tienes la voz ronca; tú eres el lobo.

Y el lobo fue y se tomó unas yemas de huevo.

-Abrid, hijos míos, que soy vuestra madre.

Y dicen: -Enseña la pata por debajo la puerta.

Y dicen: -No, porque nuestra madre tiene las patas blancas y las tuyas son negras.

Conque fue a una panadería y se untó todas las patas de harina, y llegó:

-Abrid, hijos míos, que soy vuestra madre.

Y dicen: -No, que nuestra madre huele bien y tú hueles mal.

Y fue al monte, se restregó en una tomillera y entonces fue cuando les engañó. Le abrieron las puertas y, ¡aum, aum!, se comió a todos menos al pequeñín, que se metió en la leñera.

Cuando llegó la madre del monte no encontró a ninguno, pero ya salió el pequeño y le contó todo.

Fueron al río donde estaba durmiendo el lobo, cogieron unas tijeras y le abrieron la panza y salieron los cuatro cabritos bailando.

Y, colorín, colorao, este cuento se ha acabao.

Biografia: Érase que se era

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Logo

Suscríbete a mi lista de correo y recibe las últimas novedades