La maleta de Lili

Cuentos para mi madre: La lechera

Recuerdo de niña que mi madre en algunas ocasiones cuando soñaba con ideas fantasiosas me decía “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”, cómo en el cuento de: La Lechera.

Había una vez una niña, hija única de unos granjeros que no podían ir siempre todos los días la mercado. Un día, su madre le dijo: “Hija lleva este cántaro de leche recién ordeñada para venderla”.

A la vez que sus pasos seguían su camino ella no dejaba de pensar en
todo lo que podría comprar con la venta de su leche:
_Compraré una cabra.
_¡No!. Compraré un potrillo, ¡no!, mejor un burro, o una mula.
_ ¡No!, mejor compraré una vaca y un ternero para que nos den más leche para vender en el mercado y compraré una granja mas grande!!

La lechera, emocionada por sus sueños de grandeza, empezó a caminar más deprisa para llegar cuanto antes al mercado, iba tan rápida que no vio una piedra en su camino. La pobre lechera tropezó con ella y el cántaro se cayo de sus manos rompiéndose.

¡Adiós granja nueva, adiós vaca y ternero, adiós cerdito, adiós pollitos y huevos!.

La muchacha preguntándose qué iba a hacer, cogió los restos del cántaro y volvió a su casa llorando para explicar lo que le había sucedido.

Su madre, que ya la estaba esperando, la recibió con una sonrisa y fuerte abrazo diciéndola: <<No te preocupes, mañana ya volveremos a ir al mercado a vender otro cántaro de leche>>

El texto de este cuento está basado en una fábula de Félix María de Samaniego

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

LOGO La maleta de Lili para FB

Suscríbete a mi lista de correo y recibe las últimas novedades